SOBRE MÍ

En realidad, mi apellido no es Yandró. O bueno, no exactamente; podría decirse que con acento mexicano se pronunciaría de tal modo. Sin embargo, es francés y se deletrea Gendreau. Para mi padre nuestras raíces francocanadienses representan un gran orgullo, pero para mí esa ascendencia rimbombante no dice gran cosa.

Mi verdadero origen se remonta a la Península Yucateca. Fue hace poco más de veintitrés años que nací en esa Mérida blanca que visito una o dos veces al año, pues el resto del tiempo resido en Puebla. No me mal interpreten, me he convertido en toda una orgullosa poblana, enamorada de Cholula y su pirámide.

Mas mi identidad, al igual que la de mi madre, se cimenta en Yucatán, donde paso mis días acurrucada en mi hamaca mientras me abstraigo en mil y un mundos de papel.

Desde pequeña he escrito poemas sobre las olas del mar, el pelo de mi gato o los ojos de mi tía, ahora difunta. Fue ella quien marcó mi rumbo como feminista, quien me enseñó que las mujeres también tenían voz y carácter, metas y sueños fuera del hogar. Fue a la hermana de mi padre a quien, después de preguntarme “¿qué quieres ser de grande?”, le respondí: escritora.

MI BLOG
CONTÁCTAME

Enviar

Esta página de internet es una extensión de ese lugar al que voy cuando me abstraigo; de mis pensamientos, miedos y reflexiones. En este blog van a encontrarse con un cachito de mi alma.