Gotas

anhelaba el roce de sus dedos

en la espalda

sosegados descendiendo

por su torso.

la fricción de su aliento

en la nuca.

el contacto de sus labios

con caderas.

convulsionándose tensó

el cuerpo.

lo único acariciando su rostro:

gotas.

 

M. Yandró